Autoridad y familia

reglas en casa
Disciplina y familia

Tener y ejercer bien la autoridad, es básico para la educación de nuestros hijos. Debemos marcar límites y objetivos claros que le permitan diferenciar qué está bien y qué está mal, pero uno de los errores más frecuentes de padres y madres es excederse en la tolerancia. Y entonces empiezan los problemas. Pero decir excederse en tolerancia o falta de exigencia no queda tan claro como si precisamos algunos errores que debilitan o disminuyen nuestra autoridad: la permisividad, ceder después de decir NO, el autoritarismo, falta de coherencia, gritar, golpear, no cumplir las promesas ni las amenazas, no escuchar, exigir éxitos inmediatos.

Algunas ayudas sencillas pueden aligerar el problema y ofrecer un mejor desarrollo para nuestros hijos unas relaciones familiares con armonía:

1. Tener unos objetivos educativos claros, compartidos por el matrimonio y pocos.
2. Enseñar con claridad cosas concretas. No se vale decir “come bien”. Lo que sí se vale es darle con cariño instrucciones concretas de cómo se coge el tenedor.
3. Valorar siempre sus intentos y sus esfuerzos por mejorar, resaltando lo que hace bien y pasando por alto lo que hace mal.

4. Dar ejemplo para tener fuerza moral y prestigio.

5. Confiar en nuestros hijos.

6. Actuar y huir de los discursos. Una vez que el niño tiene claro cual ha de ser su actuación, es contraproducente invertir el tiempo en discursos para convencerlo. Actúe consecuentemente y aumentará su autoridad.

7. Reconocer los errores propios. El reconocimiento de un error por parte de los padres da seguridad y tranquilidad al niño/a y le anima a tomar decisiones aunque se pueda equivocar. Los errores enseñan cuando hay espíritu de superación en la familia.

El tema del ejercicio de la autoridad en la familia tiene muchos matices por tratar y estos consejos servirán siempre y cuando pongamos por delante un amor responsable a nuestros hijos y el sentido común. Ambos elementos muy importantes en la actuación humana y por tanto en las relaciones familiares.
El amor hace que las técnicas no conviertan la relación en algo frío, rígido e inflexible, superficial y sin valor a largo plazo. El sentido común es lo que hace que se aplique la técnica adecuada en el momento preciso y con la intensidad apropiada, en función del niño, del adulto y de la situación en concreto.

                                             Por Rosaura Cabanillas Avendaño
           Orientadora Familiar con Master en Matrimonio y Familia de la Universidad de Navarra

Anuncios

6 Respuestas a “Autoridad y familia

  1. Pingback: Alternativo Networks·

  2. Pingback: miciudadqro·

  3. Pingback: lomejordemiciudad·

  4. Pingback: LoMejordeMiCiudad·

  5. Pingback: Mi Ciudad Toluca·

  6. Pingback: ELIEL MARIN·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s