Vivir sin estrés

Antes del siglo XX se consideraba a la mente y al cuerpo como entidades separadas, antes se les otorgaba el cuidado de la mente y el espíritu a los religiosos, mientras que los doctores se encargaban del cuerpo, pero conforme la ciencia avanzó, también lo hizo este reparto. Cannon, a finales del siglo XIX, estudió como reaccionaban los animales ante diversas situaciones y como esto alteraba su organismo.

Los estudios de Cannon evolucionaron e incluso surgieron nuevos estudios, como los de Dunbar quien comenzó a desarrollar perfiles de personalidad, esta investigadora sentía que cada enfermedad especifica estaba acompañada de diversos síntomas psicológicos, de esta manera sugirió que las personas que sufrían un infarto tendían a ser compulsivas y a trabajar en exceso, y que el infarto tendía a ocurrir después de una situación de choque en particular durante el trabajo. El estrés es una enfermedad de nuestros tiempos, que tiene cura y es posible de evitar o minimizar en sus efectos.

El estrés

El estrés puede definirse como la respuesta de nuestro organismo para adaptarse a estímulos externos. Estas respuestas no son malas en sí mismas, pues preparan al cuerpo para estar alerta y actuar con más rapidez frente a una situación extraordinaria.

La percepción de falta de control, en conjunto con una elevada carga de trabajo, produce estrés, lo cual afecta a nuestro sistema inmunológico, al metabolismo y cardiovascular. Por ejemplo cuando nos encontramos desarrollando un proyecto en el cual se tiene una gran responsabilidad, el estrés psicológico puede ocasionar un aumento en la presión sanguínea.

Técnicas para la reducción del estrés

Existen diversas técnicas que nos ayudan a controlar nuestro nivel de estrés como lo es: la hipnosis, la aromaterapia, el control de la respiración, el ejercicio, la meditación, la musicoterapia, los masajes  y hasta el buen humor. Que controlan nuestro nivel de estrés.

Pero el  hecho de utilizar una técnica para el manejo del estrés y poder controlar sus efectos nocivos, no quiere decir que ya hemos curado una enfermedad que surgió a partir del mismo, debemos también acudir al especialista para evitar mayores complicaciones.

Date tu tiempo

Es necesario que en el mundo acelerado y cambiante en el que vivimos, nos demos tiempo para disfrutar esos pequeños  momentos que nos dan tranquilidad y paz, sin darnos cuenta; como un atardecer o jugar con los niños o tu perro, tus seres queridos y de tus tiempos libres, en fin, de la vida. De esta forma te será más sencillo ver las cosas positivas y no sentirte estresado.

Es esencial que seamos conscientes de cómo debemos llevar una vida sana y equilibrar nuestras responsabilidades con una buena calidad de vida para nosotros y nuestra familia.

Por Jocelyn Niebla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s