La enfermedad de la gota

En la actualidad, la hiperuricemia, o acido úrico elevado en la sangre, está aumentando su incidencia en los países más desarrollados, a causa de que la obesidad, el sobrepeso y las dietas inadecuadas son factores de riesgo. Este padecimiento afecta más a hombres que a mujeres.

El 90% de los afectados son varones de entre 40 y 50 años. La mayor incidencia es en hombres de mediana edad, y está relacionada con la herencia, dietas inadecuadas, excesos de alimentación y alcohol, el estrés, y cálculos renales de acido úrico.Con respecto a la gota, se puede decir que en las personas afectadas, la producción de la enzima ureasa es insuficiente. Asimismo, la hiperuricemia puede tener un origen genético, metabólico o de eliminación.

Ácido úrico

El acido úrico, es un subproducto del metabolismo de algunos alimentos, por lo cual, su exceso en la sangre o la enfermedad de gota, que afecta especialmente a las articulaciones, los riñones, la piel y a otros tejidos del organismo, están relacionados directamente con la dieta. Es un ácido que se produce en el organismo de manera natural, como resultado del metabolismo de las purinas (constituyentes de las nucleoproteínas).

El acido úrico y sus sales, los uratos, tienen un papel antioxidante, es decir, son capaces de eliminar los radicales libres. Este ácido no es una sustancia nociva, pero su exceso en la sangre es lo que resulta perjudicial. Tiene dos orígenes, uno interno o endógeno, y otro externo o exógeno; el primero se forma en nuestro organismo a través de reacciones de degradación de las células, a diferencia del segundo que se genera a partir de la dieta, de todos aquellos alimentos ricos en purinas.

Recomendaciones y hábitos dietéticos

  • Evitar el consumo de alimentos ricos en purinas, como también moderar la ingesta de aquellos alimentos que tienen un contenido medio de ellas.
  • Beber abundante agua, ya que favorece la excreción de acido úrico al potenciar la eliminación por orina. Ésta es la principal vía de eliminación del acido úrico.
  • Intentar basificar la orina: la acidez o basicidad de la orina viene dada por los alimentos que se ingieren. Los lácteos, las legumbres, las frutas y verduras basifican la orina.
  • No beber alcohol, ya que impide la eliminación del ácido úrico a través de la orina.
  • Evitar el consumo excesivo de fructosa, azúcar de frutas, y de la sacarosa, azúcar de mesa.
  • No realizar ayunos.
  • Adelgace si padece de sobrepeso u obesidad, pues ésta es un factor de riesgo para el desarrollo de la hiperuricemia.

La reducción de peso debe ser de manera gradual, acompañada con una dieta adecuada, moderada en vitaminas, baja en grasas, pero alta en hidratos de carbono, y controlada por un especialista. Tomando los cuidados dietéticos adecuados y ayudando a los procesos de eliminación es posible evitar la hiperuricemia.

Por Sebastián González

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s